Poco se sabe acerca de que Google nunca quiso ser una compañía. De hecho, en 1998, Vinod Khosla (uno de los primeros inversionistas de Google) convenció a Larry Page y a Sergey Brin de vender su tecnología a empresas reconocidas como:  Lycos, Excite, or Yahoo, (que en aquel entonces eran los mejores motores de búsqueda),por un millón de dólares que les permitiría regresar a sus investigaciones en Stanford.
Mientras cada una de las empresas se tomó el tiempo de revisar el trabajo de Larry Page y Sergei Brin, al final del día rechazaron la oportunidad de comprarlo. Dichas compañías no estaban tan preocupadas por la calidad de las búsquedas; pensaban que sus resultados ya eran lo mejor que podía existir y que era lo que podía diferenciarlos de los demás. Cuando los dos amigos decidieron seguir con su idea del motor de búsqueda, lo hicieron tomando como base la calidad de la información. Es más, lo pusieron en la misión de su empresa “Organizar la información mundial y universalmente accesible y útil”.
Google se ha mantenido firme a esta declaración por más de una década. Siguen dedicándose a proveer al usuario de la mejor información posible.
Sin embargo, cuando un motor de búsqueda trata con más de 500 millones de búsquedas al día, ¿cómo es posible proveer los mejores resultados y mantener una experiencia positiva para el usuario? La respuesta se centra principalmente en la mezcla perfecta entre los procesos automatizados y las revisiones manuales. Dado que los procesos automáticos como panda, o penguin ya han sido discutidos muchísimas veces en muchos blogs, en este artículo nos centraremos en la forma “humana” o manual de revisión de la información.
1.- Estadísticas de los sitios Web
La forma principal de Google para obtener información es mediante el uso simple de estadísticas. 
SEO en México
Por ejemplo, si estamos buscando a un doctor  en Monterrey, y al recibir los resultados le damos click a la primera opción, Google puede medir nuestra reacción con respecto del sitio por el simple hecho de ver si regresamos al motor de búsqueda y le damos click a otro resultado. Es claro que no encontramos lo que estábamos buscando si tuvimos que regresar a buscar más resultados. Google conoce exactamente los patrones que tenemos al momento de navegar basados en los intentos de consulta. Las estadísticas de un sitio nos dicen el tiempo que un usuario pasa en el mismo y las veces que los usuarios se salen del sitio cuando no encuentran nada interesante. 
 
2.- Signos en redes sociales
 
Google comenzó a utilizar los datos de redes sociales apenas hace un par de años. Como Google no tiene acceso directo a las plataformas de Facebook y Twitter, siempre ha estado titubeante de considerar los signos en redes sociales como parte del algoritmo. Sin embargo, estos signos se han hecho presentes en las últimas actualizaciones de Google. En el pasado, Google confiaba plenamente en la cantidad de links que apuntaban a un sitio para darle un mejor posicionamiento dentro de los resultados de una búsqueda. El problema con este algoritmo es que mucha gente comenzó a compra los links y esto dejó de ser confiable. 
En el caso de las redes sociales, el resultado es un tanto más democrático ya que las personas realmente escriben lo que piensan con respecto de un producto, servicio o sitio web. Las redes sociales están ocupando un papel preponderante en la mezcla de marketing del algoritmo y quien no esté al tanto de estos menesteres es muy factible que pierda grandes oportunidades de negocio. 
3.- Encuestas
Aunque usted no lo crea, Google está utilizando el servicio de encuestas ya que pese a toda la complejidad de los algoritmos que maneja, aún existen páginas que no le gustan a las personas y Google no entiende porque. Y esto es tan simple como preguntarle a los usuarios acerca de una cosa en particular para poder mejorar la experiencia de búsqueda. 
Encuestas de Google - Marketing México
 
Lo que busca Google es si realmente es una persona la que está navegando el sistema o no y por el otro lado, busca también saber cual es la preferencia de las personas que buscan un tema en particular. Lo más importante es distinguir el tipo de búsquedas que se están realizando. Por ejemplo: muchas veces hemos buscado cosas como: “Psoriasis” pensando que Google nos va a dar los hospitales o centros médicos que tratan este tipo de enfermedad de la piel y la búsqueda en sí arroja resultados con descripciones de la enfermedad o incluso artículos sobre la enfermedad y eso no es lo que queríamos tener como resultado. Por ello, Google tiene que asegurarse de que la búsqueda realmente sea lo que el usuario necesita. 
 
4.-Evaluadores de calidad de búsquedas de Google
 
Desde 2005 Google ha contratado un arsenal de personas enfocadas principalmente a medir la calidad de las búsquedas para asegurarse de que el usuario tenga el mejor resultado. Como Google confía plenamente en las formas indirectas de medir la calidad de los resultados, es imprescindible tener también un equipo de personas que puedan revisar aquellas páginas que tengan un desempeño pobre y saber cual es la principal razón para que la gente evite las páginas. La retroalimentación obtenida por estos “evaluadores” se canaliza al área de ingeniería para que puedan realizar más experimentos y adapten el algoritmo de acuerdo a lo que se espera. 
 
5.- Reportes de SPAM de Webmaster Tools
 
Otra forma manual de hacer una evaluación de la calidad de un sitio es mediante el sistema de reporte de spam que se puede hacer desde webmaster tools. Los reportes los puede generar el mismo dueño del sitio y esto hace que Google revise que es lo que está sucediendo.  
 
En conclusión, Google sigue pendiente de la calidad de la información y todo aquello que no sirve, lo elimina de los resultados porque no es relevante para el usuario.